Nadie duda de que las nuevas tecnologías han supuesto un cambio decisivo en todos los ámbitos de nuestra vida, tanto a nivel personal como profesional. Y el mundo de las asesorías no está al margen de ello. Internet principalmente y los nuevos dispositivos móviles como las tablets están promoviendo otra forma de trabajar y otra forma de prestar servicios al cliente. Estos son algunos apuntes de interés.

Las asesorías más eficientes han sabido aplicar las nuevas tecnologías, con Internet a la cabeza, a su método de trabajo. La Red ha favorecido que los contactos más rutinarios y el envío de la mayor parte de la documentación se puedan realizar a distancia, y para ello se ha puesto a disposición del cliente software y páginas web que hacen más sencillas estas comunicaciones.

Una de las grandes ventajas que ello acarrea para las asesorías y para los clientes es la agilización de los trámites, pues la documentación en formato digital es mucho más manejable. Otra ventaja de las nuevas tecnologías es el ahorro de tiempo para el cliente, pues los desplazamientos se reducen mucho. Y, cómo no, los costes de tramitación también suelen ser más económicos al no tener que comprar formularios, impresos y demás variantes: ahora basta con realizar una descarga y, en el peor de los casos, imprimir lo que se necesite.

Al igual que ocurre con las asesorías, la Administración también está sacando mucho provecho a Internet y las nuevas tecnologías. La mayor parte de las páginas web oficiales cuentan con formularios de contacto, consulta de citas y soluciones para realizar trámites online.

Además, existe un campo que aún está por explorar por parte de las asesorías: el de los dispositivos móviles y tablets. El desarrollo de aplicaciones para poder realizar trámites desde el iPad o la tableta de turno supondría un gran avance en comodidad y amigabilidad.

Se trata de un asunto a valorar por las asesorías más adelantadas tecnológicamente hablando: ¿merece la pena desarrollar una aplicación exclusiva para la relación con los clientes? Si nos viene a la mente el presupuesto desorbitado que manejan las grandes empresas para ello, la respuesta será seguramente “No”.

Pero si tenemos en cuenta que el diseño de aplicaciones móviles es un servicio que se ha abaratado mucho últimamente, la respuesta podría ser positiva. Por imagen y por practicidad, supondría un punto a favor de muchas asesorías.

Si necesitas cualquier tipo de asesoramiento jurídico, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.